Eso es todo, ¿has creado el jardincito de tus sueños y ahora buscas los mejores consejos para asegurar la buena salud de tus plantas de hortalizas?

1. PROMUEVA LA LUZ DEL SOL EN SU HUERTO

nulo

Para un jardín saludable, nunca olvides la importancia de una buena luz solar. La luz del sol juega un papel fundamental, ya que permite que las plantas se alimenten y se desarrollen. Su jardín necesitará luz solar directa durante 6 a 8 horas cada día.

2. AZADA TU SUELO

La azada le permite remover la superficie de su suelo con una azada. Esta acción generalmente se debe realizar 2-3 veces durante la temporada, cuando las plantas son lo suficientemente grandes, para facilitar la penetración del agua en el suelo y ayudar a eliminar las malas hierbas.

3. APLICAR MANTILLO NATURAL

Antes de esparcir mantillo, retire las hojas muertas, ya que a menudo son portadoras de enfermedades e insectos (lo mismo para el césped). También puede agregar mantillo de cacao que se descompone rápidamente y agrega nutrientes al suelo. Dato importante: dado que se descompone muy rápido, debe removerlo regularmente.

Para limitar la evaporación del agua y la proliferación de malas hierbas, se recomienda esparcir mantillo alrededor de las plantas. Esta capa aislante de 5 a 10 cm de espesor puede estar compuesta, entre otras cosas, por paja y madera fragmentada ramial. A medida que se descompone, el mantillo natural enriquecerá su suelo. 

4. RIEGUE SU JARDÍN REGULARMENTE

nulo

En tiempos de sequía, riegue regularmente para mantener su suelo permanentemente fresco sin exagerar. Tenga en cuenta que se recomienda evitar regar sus plantas cuando el sol está más fuerte. En su lugar, opte por regar temprano en la mañana o al final del día.

5. PROTEGE CIERTAS VERDURAS

Para algunos vegetales como el ajo, la cebolla, el repollo y las zanahorias, puede instalar mosquiteros para protegerlos. La instalación de tela anticongelante unida con aros también puede ser una excelente alternativa para otras verduras como la lechuga, la espinaca, los rábanos y la col rizada.

6. ESTÉ ATENTO A LAS MALAS HIERBAS

Asegúrese de desmalezar su huerta regularmente para que sus plantas puedan crecer sin competencia. Desafortunadamente, a las verduras no les gusta compartir su espacio con las malas hierbas.

7. ENRIQUECE TU SUELO

nulo

Al principio de la temporada, antes de plantar, el compost es un producto excelente para preparar la tierra (también se puede añadir en verano, si es necesario). Basta con incorporarlo al suelo existente. 

También puede aprovechar los nutrientes beneficiosos de los posos de café almacenándolos en el congelador o en el refrigerador para reutilizarlos en su jardín. Ricos en nitrógeno, fósforo y potasio, los posos de café son un buen fertilizante fortificante que repele naturalmente plagas como babosas y caracoles. Todo lo que necesitas hacer es espolvorear un poco alrededor de la base de tus plantas y mezclar la tierra ligeramente.

En otoño, el centeno también aporta muchos beneficios al suelo para la siguiente primavera. ¡Se llama abono verde!

8. MODIFICA TU SUELO

Se recomienda aplicar compost en primavera -para aumentar la fructificación- y en otoño. También puede agregar fertilizante granular cada 4 a 6 semanas, después de la siembra, para mantener la despensa bien surtida con sus plantas de vegetales.

Algunos fertilizantes orgánicos, como los fertilizantes de estiércol de pollo, están hechos con minerales traza, lo que permite que los nutrientes permanezcan en el suelo. Por lo tanto, las plantas pueden usarlos cuando los necesitan.

En el otoño, considere modificar su suelo. Esta operación pretende mejorar la estructura de estos últimos para crear las condiciones óptimas para que los residuos orgánicos se transformen en humus.

Puedes optar por un compost marino o forestal, o incluso por el abono natural de verduras y frutas de Passion Jardins . Este material se descompondrá durante el invierno para brindarle un suelo más saludable en la primavera.

9. ¿Y PARA UN PEQUEÑO HUERTO URBANO?

Incluso si su espacio es limitado, es muy posible crear su propia huerta. Todo lo que tienes que hacer es usar macetas y elegir plantas que toleren bien la maceta, además de recomendar variedades que crezcan más alto. Para asegurar el buen desarrollo de tu huerto, apuesta por una tierra de calidad y no olvides añadir abono natural durante el verano.

Para otros consejos y para encontrar productos de jardinería de calidad, visite  los centros de jardinería de Quebec y confíe en un equipo de entusiastas.