Con el uso, el horno se ensucia. Una limpieza rápida y superficial nunca eliminará depósitos grasos y residuos de quemados muy antiguos que se adhieren a sus elementos. Inevitablemente, esta suciedad incrustada acaba afectando a su funcionamiento, acumulando microbios y siendo perjudicial para tu salud. Sin embargo, no es tan fácil combatirlo: la perspectiva de esta tediosa tarea es suficiente para desanimarte.Afortunadamente, existen formas naturales de limpiar el horno sin redoblar los esfuerzos. Descubre estos sencillos y efectivos consejos para eliminar toda la suciedad y las marcas de quemaduras.

Un horno limpio por dentro

logotipo de pinterest

Un horno limpio por dentro – Fuente: spm

Una receta casera para limpiar el horno.

Un horno lleno de residuos quemados puede volverse muy restrictivo. Con cada uso, las manchas pueden secarse aún más y afectar en gran medida sus recetas calientes. Las bacterias y los malos olores acaban en tu vajilla. Precisamente, para evitar todos estos problemas, cada vez más fabricantes se plantean ofrecer a los consumidores hornos mucho más eficientes y con función de autolimpieza.

Hoy en el mercado tienes acceso a una amplia selección de potentes detergentes para limpiar el horno, incluidos los sprays. Actúan con rapidez y eficacia. Sin embargo, es necesario frotar y limpiar la espuma formada con mucho cuidado, ya que puede ser peligrosa a altas temperaturas. Sin mencionar que estos son productos costosos y, a menudo, dañinos para el medio ambiente.

¿Buscando alternativas? Sepa que también existen métodos económicos, ecológicos e igualmente efectivos. Puedes aplicarlos con seguridad y sin multiplicar los esfuerzos para que tu horno brille. Tomemos, por ejemplo, el bicarbonato de sodio y el vinagre blanco: estos son productos naturales con notables propiedades de limpieza. Cuente con el poder de estos preciados aliados para eliminar rápidamente las manchas más rebeldes y neutralizar todo tipo de malos olores.

En el caso del horno,  solo tienes que hacer una pasta especial a base de vinagre, bicarbonato y una gota de lavavajillas . Esta solución será particularmente adecuada para limpiar el dispositivo de arriba a abajo. Sin embargo, presta atención al proceso de combinación de los ingredientes: asegúrate de mezclarlos muy suavemente para evitar que formen una espuma demasiado intensa. Luego extienda la solución en las distintas partes sucias y quemadas del horno. Déjelo actuar durante al menos una hora, o incluso preferiblemente durante la noche. Pasado este tiempo, simplemente limpie el horno con un paño húmedo. Y listo: ¡tu dispositivo resurgirá de las cenizas!

limpiar un horno

logotipo de pinterest

Limpiar un horno – Fuente: spm

Horno sucio: ¡apuesta por el papel de aluminio!

Otro método de limpieza es usar papel de aluminio. ¿Esto te intriga? Sepa que es muy resistente a las manchas secas en el vidrio. Para esto necesitas enrollar papel de aluminio en una bola. Luego, empápelo con un poco de líquido para lavar platos y limpie el cristal del horno. No te preocupes, la lámina elimina eficazmente las manchas sin rayar la superficie.

Bueno saber  : para erradicar los residuos de suciedad incrustados en los rincones más pequeños y de difícil acceso, solo el vapor puede hacer el truco. Coloque un recipiente con agua (resistente al calor) dentro del horno precalentado. Espere a que el vapor haga efecto y afloje los depósitos rebeldes. Luego, una vez que el aparato se haya enfriado, utiliza una esponja húmeda para limpiarlo de todos esos restos de comida quemados. ¡Estará limpio y listo para usar!

Limpiar las parrillas del horno

logotipo de pinterest

Limpiar las rejillas del horno – Fuente: spm

¿Cómo se limpian las parrillas del horno?

Muchas veces, la grasa que se atasca dentro de las rejillas es muy difícil de limpiar . Tanto es así que, para no matarse con la tarea, muchas personas se están planteando sustituirlos por completo. ¿Por qué hacer gastos imprevistos cuando existe una solución radical al problema? Obviamente, hay que reaccionar rápido, porque esta suciedad puede afectar a la comida. Pero hay una manera de desterrar esta masa grasa sin reemplazar tus rejillas. Como beneficio adicional, ¡este truco es natural y barato!

Necesitarás un recipiente grande y profundo, bicarbonato de sodio y una esponja (o un cepillo de dientes viejo).

Como proceder ?

Llene el recipiente con agua hirviendo y sumerja las rejillas del horno en él. Deben estar completamente sumergidos. Vierta 3 cucharadas de bicarbonato de sodio. Deja que las rejillas se empapen así durante varias horas. Luego verifique su estado. Si notas que aún están un poco grasosas, coge la esponja para frotar las partes sucias y el cepillo de dientes para limpiar los rinconcitos. Finalmente, enjuague las rejillas con agua limpia, séquelas con una toalla limpia y vuelva a colocarlas en el horno.