Tener toallas relucientes, suaves y perfumadas es una sensación muy agradable. Pero cuando son de color blanco, a veces puede ser difícil quitar las manchas que tienen incrustadas y la limpieza es aún más difícil cuando se vuelven amarillas. Pero entonces, ¿cómo lavar más blanco que el blanco? Con los trucos de la abuela, es posible ponerse al día con el lino blanco y devolverle su brillo.

Varios ingredientes naturales que normalmente se encuentran en nuestros armarios pueden ayudar a restaurar la blancura de una prenda o toalla amarillenta con el tiempo. Son ecológicos, biodegradables, económicos y constituyen una perfecta alternativa a los productos de limpieza convencionales que contienen sustancias tóxicas peligrosas tanto para la salud como para la naturaleza y el medio ambiente. Bicarbonato de sodio, vinagre blanco, cristales de soda, jabón de Marsella, limón… La lista es larga. Indispensables para el mantenimiento de la casa, también son esenciales para tener una ropa limpia y reluciente.

toallas 1

Estos son los trucos de la abuela para que tus toallas blancas vuelvan a brillar

Bicarbonato de sodio

También llamado bicarbonato de sodio, este polvo blanco, fino e inodoro es el producto imprescindible del que no debes prescindir. Soluble en agua, el bicarbonato de sodio blanquea, revive el color y aumenta la eficacia del detergente para ropa . También puede reemplazar el suavizante para suavizar la ropa y eliminar los malos olores.. Para usar este producto biodegradable para blanquear aún más tus toallas, puedes agregar el contenido de 2 vasos de bicarbonato de sodio al agua del último enjuague. También puedes mezclar este polvo con tu detergente habitual para dar más brillo y blancura a tu ropa. Otro consejo: prepara una pasta espesa compuesta por una taza de bicarbonato de sodio y agua tibia y cubre tu toalla con esta preparación. Después de 2 horas, espolvorear con vinagre blanco y dejar en remojo durante unos minutos antes de enjuagar y dejar secar.

toallas1

cristales de soda

El carbonato de sodio o carbonato de sodio es un producto natural de la sal marina y la tiza con usos similares al bicarbonato de sodio. Hay que decir que este ingrediente muchas veces se olvida, sin embargo demuestra un gran poder de limpieza.. La razón es que revive la ropa blanca y restaura el brillo mientras elimina las manchas y la suciedad. Para usarlo, puede diluir la cantidad de una taza de cristales de soda en el agua del último enjuague. Deje que sus toallas se empapen en este líquido durante una hora antes de enjuagar. Además, para mantener la blancura de las toallas, mezcla 2 cucharadas de cristales de soda con el detergente habitual. Así el blanco de tus toallas será más brillante y los depósitos de cal en la lavadora sin duda se reducirán.

toallas2

El limón

El limón es el alimento saludable por excelencia. Pero tiene otras virtudes, sobre todo en la limpieza del hogar y la colada. Desinfecta, desengrasa y devuelve el brillo a la ropa blanca que se ha vuelto gris o amarilla. Así que no dudes en usarlo para que tus toallas queden más blancas que el blanco. ¿Cómo utilizarlo? Simplemente sumérjalos en agua hirviendo con jugo de limón durante una hora. Pasado este tiempo, enjuague y cuelgue para que se seque al aire. El cuidado de la ropa también es imprescindible con este cítrico amarillo. Para hacer esto, agregue jugo de limón al agua del último enjuague.

sal de acedera

También llamada ácido oxálico, la sal de acedera es inodora e incolora y siempre ha sido conocida como quitamanchas y blanqueador. Así, permite desincrustar y eliminar manchas de tinta u óxido . Para tejidos agrisados, este es el producto a utilizar. No dude en verter una cucharada de sal de acedera en el compartimento de detergente de la lavadora.

toallas3

La levadura

Generalmente asociado con hornear pan, es difícil creer que la levadura se pueda usar para blanquear la ropa. Y, sin embargo, nuestras abuelas lo habían usado y descubrieron su eficacia para dar brillo a las toallas opacas. En este caso, solo tienes que añadir un sobre de levadura química a tu colada y listo.

vinagre blanco

Utilizado para desincrustar, desinfectar, desodorizar y despegar, el vinagre blanco tiene más de un truco bajo la manga. Para la ropa, también es eficaz para blanquear la ropa y eliminar manchas como la lejía. El truco de una abuela consiste en poner a remojo las toallas de baño y de mano en una palangana llena de agua fría a la que se le agrega el jugo de medio limón y una dosis de vinagre blanco. Dejar actuar durante una hora antes de realizar el lavado habitual en lavadora.

¿Cómo quitar las manchas de tus toallas?

A fuerza de usarlos a diario, las manchas pueden incrustarse en tus toallas. Maquillaje, transpiración o incluso manchas accidentales de sangre o vino… Es posible superar estos inconvenientes si sigues estos consejos.

  • Para eliminar los restos de maquillaje, primero empapa la parte sucia con una pasta espesa preparada con bicarbonato de sodio y unas gotas de limón. Dejar actuar y frotar la zona afectada antes de lavar como de costumbre. Se debe seguir el mismo proceso para las manchas de sudor posteriores al entrenamiento.
  • Para eliminar las manchas de sangre, remoja la toalla en agua fría y lávala en la lavadora a temperatura baja.
  • Para quitar la mancha de vino, mezclar una parte de agua con 3 partes de vinagre blanco y aplicar sobre la mancha, dejar actuar unos minutos antes de enjuagar.

¿Qué consejos para mantener tus toallas blancas y mantenerlas suaves y esponjosas?

Las toallas limpias y blancas se ven refrescantes, pero cuando comienzan a perder el brillo de su blancura y desarrollan un aspecto opaco y amarillento , ya no serán agradables a la vista ni al uso. Aquí hay algunos consejos para mantenerlos blancos y esponjosos.

Realizar un lavado en frío

Si bien el lavado en caliente desinfectará la ropa y la eliminará de las bacterias, tenga en cuenta que el lavado en frío la mantendrá en buenas condiciones. Además, evita que el lino encoja y protege su color natural.

Opta por un secado moderado

El secado excesivo en la secadora, al sol o en un radiador puede dañar las fibras de algodón y hacer que tus toallas pierdan la suavidad y el color. Antes de que se sequen por completo, cuélgalas al aire para que terminen de secarse. No los dobles mientras aún estén húmedos, o corres el riesgo de desarrollar moho.

Usa menos detergente

Poner demasiado detergente para ropa en el cajón de la lavadora puede dañar las fibras. Y por una buena razón, las toallas no se enjuagarán por completo, lo que las hará menos flexibles y más ásperas.

Evite la lejía

Además de irritar las vías respiratorias, la lejía debilita las fibras. Las soluciones naturales propuestas anteriormente serán más suaves y respetuosas con las fibras de tu ropa.

Realizar lavado regular

Lavar las toallas cada tres o cuatro días evita dejar rastros de suciedad o manchas incrustadas en el tejido durante demasiado tiempo.

Evita mezclar el blanco con los colores.

Tenga en cuenta que no es una buena idea mezclar toallas blancas con toallas o ropa de otros colores. El teñido de las telas corre el riesgo de manchar sus toallas blancas, especialmente cuando las lava en un ciclo caliente. Por lo tanto, es recomendable lavarlos solo con lino blanco.

sacudir las toallas

Es un truco infalible de la abuela. Esto implica sacudir las toallas antes de ponerlas en la secadora. Esta acción hará que la tela se hinche, haciéndola más absorbente y suave. Otro truco es tirar unas cuantas pelotas de tenis en la secadora para esponjar las toallas.