Una buena taza de café tiene muchos beneficios para la salud, pero ¿sabías que tiene múltiples aplicaciones para estimular el crecimiento de tus plantas y mantener alejadas las plagas de las hojas?

El café es uno de los productos estrella para tu jardín o huerta, su uso no es nuevo entre los jardineros que conocen sus beneficios desde hace mucho tiempo.

Reutilizarlo beneficiaría a los suelos y le ayudaría a hacer un jardín de manera más eficiente.

Debe guardar los posos de café que usa y secarlos, luego envuélvalos y guárdelos para usarlos más tarde.

Este paso es muy importante, ya que evitará que los hongos crezcan y dañen tus plantas. ¡Descubramos aquí los diferentes usos del café para un jardín saludable!

1- Abono

compost

El residuo de su café   se puede usar en el compost, lo que ayuda a airear el compost mientras le proporciona nutrientes. Como es café que ya has usado, pierde su acidez inicial.

Este ingrediente ayuda a retener la humedad y mejorar el drenaje, para que las raíces tengan más espacio para crecer. Debes mezclarlo con tierra y mantillo, utilizando una proporción máxima del 20% para evitar el efecto contrario al esperado. Este porcentaje en tu compost te dará nitrógeno extra y lo enriquecerá.

2- Fertilizantes

Los residuos del café se pueden transformar en un excelente fertilizante, su alto porcentaje de nitrógeno aumentará la floración y mejorará los frutos de tus plantas.

El café contribuye a la proliferación de microorganismos que favorecen el crecimiento de las plantas.

Si desea usarlo para este propósito, déjelo en remojo durante la noche y después de 24 horas vierta el contenido en el suelo alrededor de los tallos y las  hojas . 

3- Un pesticida natural

El café se utiliza para repeler caracoles y babosas porque la estructura de su suelo evita que estos animales no deseados se coman las plantas .  Como se mueven sobre humus, no pueden caminar porque necesitan un suelo suave y húmedo.

Vierta una fina capa de posos de café alrededor de la planta y mezcle suavemente con la tierra.

4- Alimento para lombrices

café molido para

El humus de lombriz es esencial para los suelos y las plantas. Airean los suelos.

Una pequeña cantidad aplicada una vez por semana puede alimentar a las lombrices de tierra que, cavando sus galerías, permiten airear el suelo y favorecen una mejor circulación del agua. Sin embargo, asegúrese de usarlo con moderación: el café, usado en exceso, podría por el contrario mantenerlos alejados por su acidez.

5- Acolchado

El café reciclado es perfecto como mantillo, evitará que las malas hierbas se arraiguen y protegerá el suelo.

El acolchado implica cubrir el suelo con una capa de materia orgánica, protegiendo así el suelo y aislándolo de los elementos.

Coloque una capa de posos de café de 2 cm de espesor en el suelo.

¡Puede cubrir grandes áreas más rápido y ahorrar dinero con este ingrediente!

6- Un sustrato para plántulas

Antes de plantar tus plántulas, debes lavar cuidadosamente el orujo para eliminar cualquier residuo y secarlo cuidadosamente para evitar la formación de moho. Así obtendrás un sustrato para tu suelo que captará la humedad necesaria para el desarrollo de tus plántulas, y enriquecerá el suelo con fósforo, nitrógeno y potasio, que son especialmente interesantes para el crecimiento de tu planta.